Saltar al contenido

Pulir Faros con WD40 y Bicarbonato: Los Mejores Métodos Caseros

Preparación de los Faros

Los faros de un automóvil son una parte esencial para garantizar una conducción segura, ya que proporcionan una iluminación adecuada durante la noche y en condiciones de baja visibilidad. Sin embargo, con el tiempo, los faros pueden volverse opacos y amarillentos debido a la exposición a los elementos y a los rayos UV del sol. Afortunadamente, existen métodos caseros efectivos para pulir los faros y devolverles su claridad original.

Limpieza superficial

Antes de comenzar el proceso de pulido, es importante limpiar los faros para eliminar cualquier suciedad o residuo superficial. Para hacerlo, simplemente mezcla agua tibia con jabón suave y utiliza un paño o esponja para limpiar la superficie de los faros. Asegúrate de enjuagar bien los faros para eliminar cualquier residuo de jabón.

Mezcla de bicarbonato y WD-40

Una vez que los faros estén limpios y secos, es hora de preparar la mezcla de bicarbonato de sodio y WD-40. Estos dos ingredientes son muy efectivos para eliminar la opacidad y restaurar la claridad de los faros. En un recipiente, mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con suficiente WD-40 para formar una pasta espesa.

Aplicación de la pasta

Con la pasta lista, aplica una capa generosa sobre la superficie de los faros. Puedes utilizar un paño suave o una esponja para hacerlo. Asegúrate de cubrir toda la superficie del faro y trabajar la pasta en movimientos circulares para asegurarte de que penetre en todas las grietas y áreas opacas.

Pulido de los Faros

Una vez que la pasta esté aplicada, es hora de comenzar el proceso de pulido para restaurar la claridad de los faros.

Descubre más  Cómo arreglar un grifo que gotea: paso a paso

Frotado con paño o esponja

Utiliza un paño suave o una esponja para frotar la pasta sobre la superficie de los faros. Aplica una presión suave pero firme y realiza movimientos circulares para ayudar a eliminar la opacidad y las manchas amarillentas. Continúa frotando hasta que notes una mejora significativa en la claridad de los faros.

Movimientos circulares

Es importante realizar los movimientos circulares de manera constante y uniforme para obtener los mejores resultados. Esto ayudará a distribuir la pasta de manera uniforme y a eliminar cualquier residuo opaco de los faros. Continúa puliendo en movimientos circulares hasta que los faros estén limpios y claros.

Limpieza final

Una vez que hayas terminado de pulir los faros, es importante limpiarlos nuevamente para eliminar cualquier residuo de la pasta. Utiliza agua limpia para enjuagar los faros y asegúrate de eliminar cualquier residuo de la mezcla de bicarbonato y WD-40. Seca los faros con un paño limpio y suave.

Si después de la primera aplicación no obtienes los resultados deseados, puedes repetir el proceso de pulido para mejorar la claridad de los faros. Sin embargo, ten en cuenta que el pulido excesivo puede dañar la capa protectora de los faros, por lo que es importante tener cuidado y no excederse en el pulido.

Pulir los faros con WD40 y bicarbonato es un método casero efectivo para restaurar la claridad y la apariencia de los faros opacos y amarillentos. Siguiendo los pasos mencionados anteriormente, podrás devolverles su brillo original y mejorar la visibilidad durante la conducción nocturna. Recuerda siempre tener precaución y realizar el pulido con cuidado para evitar dañar los faros.