Saltar al contenido

Como quitar azulejos sin romperlos: trucos efectivos

Los azulejos son una opción popular para revestir paredes y suelos debido a su durabilidad y estética. Sin embargo, en ocasiones es necesario quitarlos sin romperlos, ya sea para renovar el espacio o reparar algún daño. Afortunadamente, existen trucos efectivos que te permitirán quitar los azulejos sin causarles daño. En este artículo, te mostraremos paso a paso cómo hacerlo.

Preparación y seguridad

Antes de comenzar a quitar los azulejos, es importante tomar algunas precauciones y preparar el área de trabajo. Aquí te mostramos los pasos que debes seguir:

Utilizar guantes y gafas de protección

Antes de comenzar cualquier trabajo de bricolaje, es esencial proteger tus manos y ojos. Utiliza guantes de trabajo resistentes y gafas de protección para evitar posibles lesiones.

Retirar el mortero de juntas del perímetro del azulejo

El mortero de juntas es el material que se utiliza para rellenar las separaciones entre los azulejos. Antes de quitar los azulejos, es necesario retirar este mortero para facilitar el proceso. Utiliza una herramienta adecuada, como una espátula o un cincel, para raspar cuidadosamente el mortero de las juntas alrededor del azulejo que deseas quitar.

Utilizar un secador de pelo para dar temperatura al adhesivo

El adhesivo es el material que mantiene los azulejos pegados a la superficie. Para aflojar el adhesivo y facilitar la extracción de los azulejos, puedes utilizar un secador de pelo para aplicar calor directamente sobre el azulejo. Esto ayudará a ablandar el adhesivo y hacer que sea más fácil de quitar.

Extracción de los azulejos

Una vez que hayas preparado el área y aflojado el adhesivo, es hora de quitar los azulejos. Sigue estos pasos para hacerlo correctamente:

Descubre más  Como hacer un armario casero resistente: 130 ideas

Introducir un cincel en la ranura y hacer presión en todo el perímetro de la pieza

Utiliza un cincel o una herramienta similar para introducirlo en la ranura entre el azulejo y la superficie. Haz presión suavemente en todo el perímetro del azulejo para separarlo de la superficie. Es importante hacerlo con cuidado para evitar romper el azulejo.

Utilizar una ventosa de vacío o de presión para proceder a la extracción

Una vez que hayas separado el azulejo de la superficie, puedes utilizar una ventosa de vacío o de presión para ayudarte a extraerlo por completo. Coloca la ventosa en el centro del azulejo y tira suavemente hacia arriba. La ventosa creará un vacío o una presión que facilitará la extracción del azulejo sin romperlo.

Limpiar el adhesivo que se puede haber quedado pegado a la cerámica con un cincel

Es posible que quede algo de adhesivo pegado a la cerámica después de quitar el azulejo. Utiliza un cincel o una herramienta similar para raspar cuidadosamente el adhesivo restante. Hazlo con cuidado para no dañar la cerámica.

Finalización del proceso

Una vez que hayas quitado los azulejos, es importante limpiar y preparar la superficie para futuros trabajos. Sigue estos pasos para finalizar el proceso:

Limpiar la zona donde estaba alojada la cerámica con un pincel y un poco de agua

Utiliza un pincel y un poco de agua para limpiar la zona donde estaban alojados los azulejos. Elimina cualquier residuo de adhesivo o suciedad que pueda haber quedado. Asegúrate de dejar la superficie limpia y lista para futuros trabajos.

Quitar azulejos sin romperlos es posible siguiendo algunos trucos efectivos. Recuerda utilizar guantes y gafas de protección, retirar el mortero de juntas, aplicar calor con un secador de pelo, utilizar un cincel para separar los azulejos, utilizar una ventosa para extraerlos, limpiar el adhesivo restante y finalizar limpiando la zona. Con estos pasos, podrás quitar los azulejos sin causarles daño y preparar la superficie para futuros trabajos.

Descubre más  Como hacer regatas para pasar cables - La mejor forma de hacer rozas en la pared